miércoles, 6 de agosto de 2008

Mil grullas






Para aquellos caídos
en ese día aciago de Hiroshima



Duele mi alma si es que ésta
puede doler
mil grullas haré para ellos
para agosto 6 del año entrante
volarán ese día con alas de papel.

¡Cómo dueles mi Hiroshima!

¡Cómo dueles alma mía!

Esa luz intensa que cegó mi vida...

Ese día en mi ciudad...

Mil grullas haré para la memoria
de mi ex vida que fue cegada
ese día...

Tal vez seré longeva
como la grulla lo es
y esta vida me toque
morir de vieja como debí hacerlo
hace más de medio siglo atrás...

¡Cómo dueles mi Hiroshima!

¡Cómo dueles alma mía...!

Si es que esta puede doler...



Ariadna de Alejandría

7 comentarios:

rolling stocks dijo...

wow, very special, i like it.

R. Garrido dijo...

Anthropoides Virgo, así ha bautizado la ciencia a la grulla...

Imagen de un vuelo virginal, puro en su gracia, libre en la tierra, siempre con la oportunidad de ascender a los cielos para mirar con omnipresencia el territorio que les nutre de vitalidad...

¡Alza el vuelo, oh grulla!

Tashano dijo...

Poema La Rosa De Hiroshima de

Piensen en la criaturas
Mudas telepáticas
piensen en las niñas
Ciegas inexactas
Piensen en las mujeres
Rotas alteradas
Piensen en las heridas
Como rosas cálidas
Pero oh no se olviden
De la rosa de la rosa
De la rosa de Hiroshima
La rosa hereditaria
La rosa radioactiva
Estúpida e inválida
La rosa con cirrosis
La antirosa atómica
Sin color sin perfume
Sin rosa sin nada.

Vinícius de Moraes

Hola me ha parecido , precioso tu poema sobre Hiroshima, yo ya hice mis pajaritas de papel de colores y las ensarte en un hilo , las tendré todo el año .

Sacra dijo...

Afortunadamente la memoria sigue latiendo por tanto dolor que ha quedado prendido en las retinas huecas y en los huesos vivos...
Un saludo...

rdd dijo...

te interesa intercambiar enlace conmigo - rddblog.com

Anónimo dijo...

me ha gustado tu blog mucho gracias despeinada

Domingo dijo...

Ese dia deberia ser declarado de luto nacional en todos los paises del mundo, para que nunca olvidemos la barbarie y el peligro de que vuelva a repetirse aún peor. Besos